Etiquetas

, , , , ,


Pues eso, amigos. Gracias. Gracias. Gracias. Un millón de gracias a todos. Sin vosotros esto no sería nada. Gracias por los ánimos, por los comentarios, o por caminar conmigo por la calle y hacerme recordar viejas historias para animaros.  1000 visitas en dos semanas es mucho mas de lo que podía esperar cuando arranqué este circo para contar partes de la historia que en realidad tuviesen sentido, para explicar a la gente que está mal, que siempre hay esperanza, que todo puede ir a mejor. Historias que creo que pueden ayudar en situaciones cotidianas, del día a día. Muchos  me habéis escrito, o me habéis dicho que lo que cuento fue llevado a cabo por gente grande, especial, héroes, genios, tíos que pasaron a la historia, y yo les contesto, y os contesto a todos los que me leéis ahora mismo (si a ti también). Quizá fue así, o quizá, esa gente pasó a la historia, precisamente por las decisiones que tomaron en su vida. Aprended de ellas, y aunque no tengáis que cruzar el Rubicón, o los alpes, o que viajar en submarino, o que escalar el Himalaya, o que pelear contra Marte por el amor de una mortal, si os ayudan en algo, si sirven para que toméis la decisión correcta en el momento adecuado, para que os levantéis del suelo os sacudáis el polvo, recompongáis vuestro corazón y volváis a dar la batalla,  me sentiré mil veces honrado.

Una vez mas gracias. Por vosotros empecé todo esto y mientras vosotros queráis seguiré adelante, dándolo todo.

Con las mil visitas, Johnny Cash. No tiene mucho que ver con la historia en general, pero ¡ey! todos tenemos la nuestra, ¿no?

Anuncios