135575284_b9f13934ec-741000

Muy buenas tardes a todos, y feliz lunes de apocalipsis. La tormenta arrecia, la lluvia cae, y las temperaturas heladoras hacen que me regodeé y ría de manera maléfica mirando a todos esos insensatos que con gesto triunfal hace solo algunos días se mofaban de mi por no haber guardado todavía la ropa de invierno… Quién ríe ahora eh? Con vuestras chanclas empapadas, y vuestras camisetas de colores.. JUAJUAJUA. Se que es una guerra perdida, y, que tarde o temprano volverá el calor, peeeero que gusto da, colegas. Welcome to the end of the world.

Bueno. Como veo que os están gustando mucho mis entradas de política, y que además aún me quedan amigos, voy a continuar con mi pequeño proyecto de autodestrucción personal, y hoy, con todos ustedes, La Cruz (uy! He dicho Cruz, perdónenme queridos socialistas) de Coronado pasa a relatarles como la izquierda española ha sido siempre CAINITA,(una vez más un adjetivo bíblico, pero va en el sentido más literal del término, es decir,  se ha creído en posesión de LA VERDAD MORAL,  y además, padece un acusado REVANCHISMO HISTÓRICO REINTERPRETATIVO, por el cual es capaz de afirmar que el fin justifique los medios, según cual sea el fin. Como siempre, sabéis que no voy a hablar de corrupción, ni de nepotismo, ni de amiguismo ni de ismos variados, que de esos éstos, como todos, también van bien servidos. Como siempre también, podéis ir olvidándoos de que estas líneas sean objetivas (la objetividad apesta), pero si imparciales porque Bla Bla Bla royo moral (ya habéis leído todo esto en los dos post anteriores, y sino lo habéis hecho, ya sabéis, a leer, que sois unos vagos). Pues ala, la gloriosa izquierda española.

Alcalá de Henares, julio de 1937 en una oscura celda, un puñado de tipos siniestros torturan a un pobre diablo con la pasión con la que solo los rusos son capaces de hacer estas cosas. Es el tercer día, y de la víctima, tras horas y horas de padecimiento, apenas queda una masa de carne sanguinolienta que a duras penas es capaz de respirar, sin dientes, sin pelo, y en última instancia, literalmente despellejado (es decir, separado de toda la capa de piel superficial que rodea el cuerpo humano, muy al estilo de los Bolton de fuerte terror), Andrés Nin, uno de los intelectuales españoles más brillantes del siglo XX, está a punto de expirar su último aliento. Durante 72 horas de tormento, le han exigido que firme un documento que en la práctica le inculpa a él, y a toda su organización política de terribles crímenes contra la republica, de traición, de fascismo y de derrotismo (mira que le gustaba a los rusos eso del derrotismo), pero, amiiiiigos, Andrés Nin no es un miliar golpista, ni tan siquiera un rico empresario fabril catalán, ni un intelectual de derechas pillado in fraganti. Andrés Nin, hijo de campesinos de clase humilde, es el líder del POUM, el partido obrero de unificación Marxista. ALTO! Que alguien pare esto!¿Es que nadie se da cuenta de que los torturadores, miembros todos del partido socialista o del partido comunista, están matando a uno de los suyos?¿ Al líder de uno de los partidos que más gente seguía en la zona lealista de España?.

La Respuesta es que si. Los torturadores eran perfectamente conscientes de a quien se estaban cargando, y precisamente por eso lo hicieron. El frente popular, dividido básicamente en trotskistas, comunistas y anarquistas, jamás fue una fuerza unida (a diferencia del ejército de Franco, que funcionó como tal), y en última instancia, perdieron más tiempo en luchar (ideológica, y al final también militarmente) entre ellos que en combatir a su enemigo común. Los comunistas despreciaban a los anarquistas, los trostskistas, acusaban a los socialistas de haberse vendido a Moscú, y los anarquistas pasaban por ahí, y se llevaban tiros de todo el mundo. Con toda seguridad, si todos los republicanos de izquierdas se hubiesen unido bajo un solo estandarte, y hubiesen luchado unidos contra Franco en lugar de entre ellos, habrían ganado la guerra.  Pero sus oídos ideológicos y cainitas, les hicieron perder unas energías y unos recursos vitales, que en última medida, decantaron la balanza del lado de los rebeldes e hicieron, de manera triste pero real, que gran parte de los socialistas moderados y de los ácratas, prefiriesen una victoria de Franco antes que a sus supuestos aliados.

Otro de los grandes defectos del socialismo español, desde que el mundo es mundo y el sol sale por Altea y se pone por Lisboa, es su capacidad para creerse amos y poseedores de la verdad moral. A ver colegas, la Edad Media terminó hace mucho, la revolución francesa guillotinó a todo rey guillotinable, y los tiempos de los marginados y los parias sociales ya pasaron. Madrid, 1 de Octubre de 1931. En una de las sesiones más recordadas del congreso de los diputados, el discurso más estridente terminaba con estas palabras:

 “Hoy, Sres. Diputados, es peligroso conceder el voto a la mujer. Yo no puedo sentarme sin que quede claro mi pensamiento y mi sentimiento y sin salvar absolutamente para lo sucesivo mi conciencia. He ahí lo que quería exponer a la Cámara.” 

Cualquiera se puede imaginar a un gordo diputado conservador con bigotazos y chaqué profiriendo tan machista discurso. Peeeero no, es Victoria Kent, diputada socialista, la que acaba de defender frente a una brillante Clara Campoamor, que las mujeres no deben votar. Y no penséis que su argumento se sostiene, lo defiende, únicamente (y con toda la desvergüenza posible) porque no les van a votar a ellos. El partido socialista obrero español, con dos huevos, decide oponerse al sufragio femenino, solo porque dan por hecho que las mujeres no les van a votar a ellos. Es tal el ansia de superioridad moral que tienen en su proyecto, es decir, piensan que hasta tal punto, sus ideas son las únicas válidas, que deciden sacrificar al 50% de la población española, y privar a las mujeres de un derecho universal como es el voto, por la sencilla razón de que no les van a votar a ellos. En una réplica brillante, Campoamor le contesta:

 Resolved lo que queráis, pero afrontando la responsabilidad de dar entrada a esa mitad de género humano en política, para que la política sea cosa de dos, porque solo hay una cosa que hace un sexo solo: alumbrar; las demás las hacemos todos en común, y no podéis venir aquí vosotros a legislar, a votar impuestos, a dictar deberes, a legislar sobre la raza humana, sobre la mujer y sobre el hijo, aislados, sin contar con nosotras.”

Al final, y a pesar del voto contrario de socialistas y comunistas, el voto femenino quedó aprobado en España por primera vez en su historia, Irónicamente, atacado únicamente por aquellos que en teoría, deberían haberlo defendido.

 Jueves. 17 de Marzo de 2005. A las 02:00 de la mañana, la estatua ecuestre de Franco, situada en Nuevos Ministerios, es retirada de las calles de Madrid. En lo que para muchos es un acto de justicia histórica, y es tachado por otros tantos como revanchismo guerra civilista, el entonces jefe del gobierno decide liquidar la estatua del caudillo y mandarla a dormir el sueño de los justos. Desde un rincón, sin embargo, de la misma plaza, la estatua de Largo Caballero mira sonriente y como diciendo, “Jódete, Paco, que te han guindaó”. En un mundo ideal, y marcándose un dos por uno, la estatua de Largo Caballero (presidente de la Republica durante la Guerra Civil y responsable directo o indirecto de entre otras cosas las matanzas de Paracuellos del Jarama y de la muerte por represión de millares de inocentes en la España republicana) tendría que haber sido retirada a la vez que la de Franco, y aquí o recordamos todo, o olvidamos todo (o la **** al río…. La pobre prostituta tiene que ser muy buena nadadora, porque la pobre siempre acaba en el agua), pero, no contento con eso, el gobierno enarbola una ley llamada de la “memoria histórica” según la cual, todos los símbolos , nombres de calle, referencias etc… del bando franquista en la guerra tendrán que ser retiradas, sin embargo, permite que aquellas del bando republicano, permanezcan sin tocar.  Aportando grandes cantidades de dinero, pone en marcha un programa para desenterrar las fosas comunes de aquellos ajusticiados por la represión franquista, y sin embargo, manda al olvido a todos aquellos muertos inocentes a causa del bando perdedor, y por lo general, decide erradicar del mapa toda muestra del bando de los alzados, y hacer gran hincapié y propaganda del bando republicano, inventándose una historia paralela de vencedores y vencidos, de buenos y de malos, de monstruos y de ángeles, que: 1º Manipula los hechos objetivos (entiendo que a estas alturas de la película todos estaremos de acuerdo en que en ambos bandos se cometieron burradas, y que no existen ni buenos ni malos en una guerra civil, ¿no?, y 2º, se dedicó a reavivar odios que durante muchos años se habían intentado olvidar en este país. Con un revanchismo cruel, se dedica a reabrir viejas heridas ya cerradas, y volver a crear una división ideológica en un país que es lo último que necesita en ese momento.

Como relfexión final, es curioso como, en un acto de arrogancia sin precedentes, el PSOE decide no cambiar sus siglas, que son las mismas que las del partido durante la Guerra Civil. Es decir, a pesar de que el PSOE es un partido responsable de la muerte de miles de personas inocentes durante la guerra, sus miembros piensan que viven en una superioridad moral tal, que no es necesario romper con su pasado, y que pueden acudir a las elecciones con las siglas del mismo partido que asesinó impunemente a hombres mujeres y niños, y a nadie se le ocurra que es buena idea romper con el pasado (es como, si un partido de derechas se presentase  a las elecciones con el nombre de Partido represor franquista, o algo así, que creéis que pasaría?).

Pues ya sabéis, coleguitas, la izquierda, la gran intocable de la política española, también tiene sus cositas. La próxima vez que les votéis, no os extrañéis si os obligan a pensar que vuestro marido, solo porque su bisabuelo llevaba una camisa azul, es un bastardo digno de la peor de las muertes, o por que decidan que no pueden dar el voto a los emigrantes austrohúngaros ya que, aunque también son humanos, son humanos de derechas y por lo tanto, no se merecen poder votar como los demás, o que en un momento dado, cuando os salgáis de la línea ideológica marcada por las élites gobernantes, os marginen u os condenen socialmente al ostracismo. Esto también esta históricamente demostrado

Anuncios