Ya me marcho de aquí, bella dama española!

Quint

Muy buenas tardes, coleguitas, y muy bienvenidos a una nueva entrega de este vuestro humilde blog histórico. (mientras escribe, suena de fondo “Hace calor” de Los Rodríguez,  lo cual no ayuda en nada a mejorar el estado de ánimo del escritor que maldice e insulta a diestro y siniestro. Fenómeno paranormal? Coincidencia? Bienvenidos a la nave del misterio). Para tranquilizar los ánimos, y recuperar los pocos amigos que me quedan después de las entregas políticas, voy a pasar a algo bastante más light, (o no), y de aquí hasta (Que me aburra del tema, básicamente), os voy a contar historias que aparecen en películas míticas, y que nunca se sabe muy bien si son realidad o ficción. Empezamos.

   Estoy seguro de que todos recordáis al bueno de Samuel Quint. Quint? Alguien? Nadie? … Que decepción…  Peeero y si os digo; ese pelirrojo y farfullador desquiciado pescador irlandés que decide acompañar al jefe de policía Martin Brody y al biólogo Mat Hooper a bordo de su barco “Orca”? ya os suena más, verdad? Y si además os digo que su misión es salir a pescar un terrible y gigantesco tiburón blanco que amenaza la tranquilidad (y la recaudación veraniega) del tranquilo Amity Island? Efectivamente, lo habéis clavado, él es.

El caso es que el bueno de Quint, totalmente chuzo durante una de las noches de pesca, comienza a contar una historia que para muchos no es más que una leyenda, o una invención, pero, que es real como la vida misma. Mientras explica las cosas, en un momento dado dice aquello de  “ 1100 hombres fueron a parar al agua, el barco se hundió en 12 minutos,(). Nuestra misión de la bomba se hizo tan en secreto que ni siquiera se radió una señal de naufragio. No se nos echó de menos hasta una semana después. “

30 de Julio de 1945. Algún lugar entre Guam y Leyte. El calor es asfixiante en los mares del sur del pacifico y la tripulación del Crucero USS Indianapolis hace lo que puede para conciliar el sueño. Llevan 14 días desde que se hicieron a la mar en California, y aunque ellos no lo saben entonces, acaban de transportar en solo 10 días de navegación, las últimas piezas necesarias para terminar de montar una de las bombas atómicas que los americanos arrojaran solo una semana después sobre Japón. La misión ha sido tan secreta que apenas nadie en la armada Estadounidense, y solo un puñado de hombres en América conocían su objetivo real. EL buque ha navegado sin escoltas, sin transmitir posiciones por radio y sin dar señales de vida a nadie. Nadie lo espera, y tras entregar su mercancía No obstante, entregamos la bomba.”.  El buque se dirige a Guam, a reunirse con el resto de la flota.

 Aunque su capitán, el contralmirante McVay, piensa que navega en aguas seguras y libres de enemigos, y ha abandonado la navegación en Zigzag,  un submarino rezagado japonés navega por esas mismas aguas y sorprendido por las pocas precauciones defensivas que el buque toma, procede a atacarle, y recordarle que los japoneses tienen la mala costumbre de no rendirse en las guerras hasta que arrasas sus ciudades con bombas atómicas.  Cerca de media noche, el buque recibe dos impactos de torpedo que le abren las tripas en canal y le tiran abajo la planta generadora de electricidad, de manera que a oscuras, sin altavoces, y tras lanzar un desesperado mensaje de socorro por radio al que nadie presto atención,  los marineros, recién despiertos por el estruendo y las explosiones, apenas tienen tiempo para coger sus chalecos salvavidas y saltar a la mar. El buque se hunde en apenas un cuarto de hora. En tan poco tiempo, la tripulación apenas ha sido capaz de arriar los botes salvavidas, o de organizar un abandono de la nave ordenado, de manera, que básicamente, cerca de 900 pobres diablos saltan al agua con lo poco que llevan puesto y se sumergen en el  pacífico.  A partir de este momento, comienza la pesadilla.

El océano, en esa época del año es extraordinariamente cálido, y bastante tranquilo, por lo que, la muerte por hipotermia, queda prácticamente descartada, y en teoría, los marineros pueden permanecer a flote tanto tiempo como el hambre y la sed se lo permitan, pero Quint, sigue relatando en la película “no vi el primer tiburón hasta media hora después, un tigre de cuatro metros, ¿ usted sabe cómo se calcula esto estando en el agua ? usted dirá que mirando desde la dorsal hasta la cola, nosotros no sabíamos nada..” Los heridos más graves y los más débiles son subidos a las pocas balsas salvavidas que existen, pero, la inmensa mayoría tiene que permanecer flotando, a la deriva, en pequeños grupos formados en corro, y con solo su chaleco salvavidas manteniéndolos a flote. Los relatos de los supervivientes son aterradores. Hora tras hora, cientos de tiburones, agrupados en bancos letales, se dieron el gran festín de sus vidas con los cuerpos de esos pobres chicos estadounidenses que sin comprender muy bien porque, habían terminado en esa situación. Pero frente a la adversidad, comienzan a surgir héroes anónimos. Gente que intenta mantener la calma, y organizar a sus amigos para no terminar devorados, y en muchos casos sus desesperados remedios funcionan. Organizan técnicas de defensa en los corros para que, pataleando y golpeando el agua, los tiburones se asusten y huyan. Organizan guardias y turnos de vigilancia para que los exhaustos puedan dormir por rondas y descansar mientras los más despiertos vigilan la llegada de tiburones, y hasta se organizan oficios religiosos que, aunque de dudosa eficacia real,  levantan mucho el ánimo de la gente.

Harold Bray, uno de los supervivientes, relata como comienzan a detectar un patrón. Aquellos que no se rinden, que más luchan y que no bajan los brazos, siguen vivos y despiertos con cada nuevo amanecer. Es cierto que independientemente de la actitud, nadie estaba a salvo de terminar siendo devorado por un tiburón, pero, aquellos que no se resignan, que no deciden beber agua salada hasta enloquecer, y que resisten y se sobreponen a las alucinaciones, al pánico, al calor y a la deshidratación, aquellos que permanecen luchando de manera rabiosa, casi demencial, contra su destino, siguen vivos.

Tras pasar tres días y medio en el agua, y prácticamente resignados a su suerte, un azaroso vuelo de reconocimiento americano les descubre flotando a la deriva, y poco después, un hidroavión ameriza y comienza a subir a bordo a tantos supervivientes como puede cargar. Después, y tras ver que los ataques de los tiburones no se detienen, monta náufragos sobre sus alas, sobre el fuselaje y los patines, hasta tal punto que el exceso de peso deforma el aparato que no puede volver a volar jamás.

Quint, borracho y resignado, con la mirada perdida, termina tres horas después llegó un hidro de la Armada que empezó a recogernos y ¿ saben una cosa ? fueron los momentos en que pasé más miedo, esperando que me llegara el turno; nunca más me pondré el chaleco salvavidas. De aquellos 1100 hombres que cayeron al agua solo quedamos 316. Al resto los devoraron los tiburones el 29 de julio de 1945. No obstante, entregamos la bomba.”.

Así que ya sabéis amiguitos. Como siempre, la vida nos pone en situaciones chungas. Nos agarra del cuello, nos lanza un torpedo, y nos echa al agua sin apenas tiempo para comprender lo que está pasando. Y cuando parece que todo lo malo ha pasado, llega y nos pega un sopapo con algo peor aún sin tiempo apenas de comprender lo que está sucediendo. La vida es una carrera de obstáculos. Larga, dura, muy jodida, y además, nada nos garantiza que la llegada a la meta vaya a ser mejor, pero como en una carrera de fondo, no bajéis nunca los brazos. Eso lo aprendí de un par de colegas, capaces de correr 10 kilómetros en apenas 40m. (o menos). No os rindáis, no desesperéis, porque, si lo hacéis, ya habéis perdido. Seguid adelante, por doloroso, por duro, por cansado que parezca, seguid adelante cada vez que la vida os vuelva a golpear, por muy seguido que sea, y si os fallan las fuerzas, pensad, o acercaos a esas personas que en vuestra mismas situación, o peor, siguen adelante sin miedo, y sin quejas, y si lo lográis, si os mantenéis a flote aunque sea un minuto, cada minuto que ganéis, es un minuto que le habréis robado a esas bestias que viven en la oscuridad y que no tendrán poder contra vosotros siempre y cuando les miréis a los ojos y no bajéis los brazos. Recordadlo, colegas. Está históricamente demostrado.

 

Pitita, bonita, con el pío, pío, pon; ¡Viva Fernando y la Inquisición!

images

Muy buenas tardes colegas, y feliz lunes en el infierno. Hoy me dejo de saludos y de historias, porque me toca hablar del liberalismo, en España,  y necesito toda vuestra atención, ya que, aunque sea paradójico, el liberalismo no existe (ni siquiera, como con Papa Noel (todo el mundo sabe que los reyes si existen) son los padres). El liberalismo floreció en determinados momentos en nuestra nación, para agostarse y morir asesinado, por las izquierdas cainitas, los nacionalismos llorones y las derechas suspicaces, que siempre le han temido. Básicamente, si hay algo que defina al liberalismo español es que tiene la capacidad DE SUFRIR LOS ATAQUES DEL RESTO DE GRUPOS POLITICOS y que NO EXISTE

 Existe tal confusión (mucha de ella intencionada), que para la mayor parte de este país, los liberales son unos tipos gordos que dirigen megacorporaciónes (con fotos de George W Bush enmarcadas en el escritorio)  y que quieren arrasar países tercermundistas para robarles su petróleo, y a la vez dejar que los más pobres de la sociedad mueran en la calle como perros si no pueden pagarse carísimos hospitales privados, en los que las mujeres adineradas se implantan senos a 5000€ el trozo de silicona. Así que, al final, o en un aparte para quien quiera leérselo, daré una pequeña explicación básica y algunos ejemplos que se entiendan, para dejar claro qué es lo que el liberalismo defiende, o los liberales. Recordad, el liberalismo, no existe.

   Cádiz. 1812. El origen. España está ocupada por Napoleón Bonaparte, y gobernada por su hermano, el déspota Pepe Botella. Los reyes Carlos IV y Fernando VII, se han plegado a los deseos del dictador corso, y en lugar de capitanear a sus ejércitos, o morir heroicamente por la nación y patria que gobiernan, son sus marionetas y se pasan el día tirándose los trastos a la cabeza y condenándose a muerte mutuamente para gran regodeo de sus captores. España, mientras tanto, huérfana de gobierno y ocupada, se debate inquieta sin saber qué hacer. Por un lado, los absolutistas, propugnan tan solo la vuelta del monarca y el “aquí no ha pasado nada”, sigamos con la Inquisición y con el Rey mandamás, y los nobles sin pagar impuestos etc etc etc. Por otro, los afrancesados, aunque más modernos y abiertos, están manchados indeleblemente por su colaboracionismo con el régimen de ocupación francés, y aunque muchos de ellos quieren modernizar España, siguen siendo vistos como traidores.

En este contexto surgen los liberales. Ilustrados que deciden aprovechar el vacío de poder para crear la primera Constitución española, libre y democrática y generar así la primera revolución del siglo XIX en España. Reunidos en Cádiz, única ciudad de la península aún libre de los franceses, redactan firman y aprueban una constitución que trae algo realmente nuevo. El gobierno del pueblo. España deja de ser patrimonio de un monarca, y éste se convierte tan solo en árbitro de la voluntad popular encarnada en las cortes, y conformada por diputados elegidos democráticamente vía elecciones por todos los ciudadanos de la nación Hispana. Los primeros artículos de dicha constitución, no pueden ser más claros.

“ CAPÍTULO PRIMERO De la Nación española.

 Art. 1º. La Nación española es la reunión de todos los españoles de ambos hemisferios. Art. 2º. La Nación española es libre e independiente, y no es ni puede ser patrimonio de ninguna familia ni persona.

Art. 3º. La soberanía reside esencialmente en la Nación, y por lo mismo pertenece a ésta exclusivamente el derecho de establecer sus leyes fundamentales.

Art. 4º. La Nación está obligada a conservar y proteger por leyes sabias y justas la libertad civil, la propiedad y los demás derechos legítimos de todos los individuos que la componen.”

Ahí es nada, monada. De un plumazo y cuatro firmas, gigantes de la política española como Argüelles, Mejía Lequerica, Castelló, Lista o el Conde de Peñalver (no, no son solo nombres de calles, amigos, corresponden a personas que hicieron cosas grandes) se pasan por el arco el poder real, y otorgan al pueblo por primera vez en muchos siglos, la capacidad para gobernarse a si mismo. Cabe esperar que, encantados de la vida, las gentes de España, salgan a la calle entre risas y alborozo, y den piruetas saltos y cabriolas, peeeero, amigos, this is Spain.  Tras la liberación de España y la vuelta de Fernando VII, el pueblo entero se echa a la calle exigiendo la derogación de la constitución, y al grito de “Vivan las caenas” (frente al, “romped las cadenas que promulgaban los liberales”), piden la vuelta del absolutismo, de las desigualdades y del tribunal de la Inquisición. Aquellos mismos burgueses que de manera altruista (para muchos de ellos contraproducente, ya que les forzaba a perder privilegios de clase y a pagar impuestos), habían traído la libertad a España, son encarcelados, perseguidos, torturados, asesinados o exiliados. Tras la vuelta de Fernando VII, y con la connivencia de la mayoría de los españoles, los liberales son perseguidos y forzados al exilio, tan solo por pedir el poder para el pueblo y la abolición de la monarquía absoluta. Not Bad, eh?.

  2 de Enero de 1871. En una mañana fría (supongo que sería fría, aunque carezco del dato histórico, y me lo he inventado, de cualquier manera, si el dos de enero no hace frío en Madrid, ya me diréis) de invierno, Amadeo I (más conocido como Amadeo de Saboya) llega a España. Tras la expulsión de la Reina Isabel II (más que merecida, según mi opinión), unas cortes constituyentes deciden, por votación popular, dar el gobierno de la nación al hasta entonces Duque de Aosta.  Hijo de Victor Manuel II, gran reformador liberal de Saboya y unificador de Italia, educado con el gran Duque de Cavour ( prometo hacer un post sobre él, una de las figuras más relevantes y olvidadas del siglo XIX). Amadeo es traído a España para modernizar, democratizar y liberalizar un país arrasado por las guerras carlistas, y el desgobierno en general. Al poco de llegar, comprobó que no lo iba a tener fácil. Los monárquicos le odiaban porque le consideraban un advenedizo, y un traidor, dispuesto a privarles de sus privilegios, y a dar igualdad de oportunidades y derechos a todos los habitantes del país. Los republicanos, a su vez, le odiaban de manera ciega ya que, el mero hecho de haber aceptado una corona le hacía totalmente despreciable, y desatendieron ciegamente todas sus propuestas, que coincidían en la inmensa mayoría de las ocasiones con las suyas. Los carlistas le odiaban porque había decidido no quemar a más gente en la hoguera ni meter en la cárcel a aquellos que no fuesen a misa etc etc etc (cosas de los carlistas, ya sabéis…), y en general, solo los liberales (una minoría) le respaldaban por sus ideas progresistas y modernizadoras. Intentó sin éxito crear un tejido industrial que enriqueciese al estado, intentó, sin éxito, desarrollar el ferrocarril, intentó, sin éxito, ampliar los derechos y libertades de los ciudadanos, y mientras Francia, Italia, Gran Bretaña, o Alemania prosperaban y avanzaban hacia la unión y la prosperidad, gobernados por monarquías constitucionales en manos de gobiernos liberales, La España ciega, atrasada y oscurantista, se ponía de acuerdo para destruir al único monarca posible capaz de hacerla avanzar. Los republicanos, los socialistas, los conservadores, los monárquicos absolutistas y básicamente, todo el que pasaba por ahí, se pusieron de acuerdo para asesinar a Prim, y marginar a Serrano (la calle, no el jamón), y así dejar a los liberales aislados y en minoría.

 Tras un intento de asesinato, y dos años constatando de manera inequívoca que no había Dios que comprendiese un país al que se le da la oportunidad de avanzar, e insiste tercamente en perder el tren del progreso europeo, El bueno de Amadeo I decide pirarse de esta jaula de grillos, y dejar que nos matásemos los unos a los otros de la manera y bajo las siglas (generalmente terminadas en ISMO) que más nos placiese. Con su partida, el liberalismo español se desintegra, deprimido y sin animo, y queda atomizado y sin fuerza, reducido a determinados individuos que en un momento u otro de la historia de España han intentado, sin éxito, convencer a la gente de sus bondades, pero inexistente como opción política. Ya sabéis, Spain is así.

  Así que, amiguitos, ya sabéis lo que pasa. Todos estamos hartos de que nos suban los impuestos, todos estamos hartos de que nos recorten libertades sin sentido. Todos estamos hartos de que con prácticas de ingeniería social, nos digan cuántos hijos o no tenemos que tener, qué tenemos que comer o dónde podemos fumar.  Todos queremos que el estado nos de menos por culo, y nos deje más capacidad para elegir en qué invertimos o cómo educamos a nuestros hijos, pero a la hora de la verdad, y por miedo o “fanismo” acabamos metiendo la misma papeleta en la urna de turno. Nos encanta quejarnos de nuestros políticos, de lo corruptos o ladrones o cabrones que son, pero, a la hora de la verdad, desde que España es España, nos dedicamos a perseguir, denostar o marginar hasta hacer desaparecer, a los únicos que han intentado cambiar algo las cosas. Eso, amigos, también está históricamente demostrado.

¡A las barricadas! Por el triunfo de la Confederación

135575284_b9f13934ec-741000

Muy buenas tardes a todos, y feliz lunes de apocalipsis. La tormenta arrecia, la lluvia cae, y las temperaturas heladoras hacen que me regodeé y ría de manera maléfica mirando a todos esos insensatos que con gesto triunfal hace solo algunos días se mofaban de mi por no haber guardado todavía la ropa de invierno… Quién ríe ahora eh? Con vuestras chanclas empapadas, y vuestras camisetas de colores.. JUAJUAJUA. Se que es una guerra perdida, y, que tarde o temprano volverá el calor, peeeero que gusto da, colegas. Welcome to the end of the world.

Bueno. Como veo que os están gustando mucho mis entradas de política, y que además aún me quedan amigos, voy a continuar con mi pequeño proyecto de autodestrucción personal, y hoy, con todos ustedes, La Cruz (uy! He dicho Cruz, perdónenme queridos socialistas) de Coronado pasa a relatarles como la izquierda española ha sido siempre CAINITA,(una vez más un adjetivo bíblico, pero va en el sentido más literal del término, es decir,  se ha creído en posesión de LA VERDAD MORAL,  y además, padece un acusado REVANCHISMO HISTÓRICO REINTERPRETATIVO, por el cual es capaz de afirmar que el fin justifique los medios, según cual sea el fin. Como siempre, sabéis que no voy a hablar de corrupción, ni de nepotismo, ni de amiguismo ni de ismos variados, que de esos éstos, como todos, también van bien servidos. Como siempre también, podéis ir olvidándoos de que estas líneas sean objetivas (la objetividad apesta), pero si imparciales porque Bla Bla Bla royo moral (ya habéis leído todo esto en los dos post anteriores, y sino lo habéis hecho, ya sabéis, a leer, que sois unos vagos). Pues ala, la gloriosa izquierda española.

Sigue leyendo

Spain is not Spain

CartellCatalunya

Buenos y calurosos lunes a todos, amigos y bienvenidos a una nueva entrada chorra de vuestro blog favorito. Ya sabéis, ese en el que yo escribo tontunas, vosotros me leéis nos echamos unas risas, y a otra cosa. Hoy en “como quedarse sin amigos, y hacer que tus familiares te odien Vol.2” sigo con mi serie de entradas acerca de porque la política española lleva siendo lo que es por lo menos 300 años, y porque nadie que conozca un poco la historia de este país debería sorprenderse con lo que está pasando. Ya sabéis, Olvidaos de la objetividad, porque si normalmente es algo que no existe en estas páginas, mucho menos la vais a encontrar en un post de política, eso si, tened por seguro que intentaré ser lo más imparcial posible.

   Hoy dedico mis palabras a los nacionalistas. Ya sabéis, esas gentes nativas de determinadas comunidades autónomas que deciden que esto del estado de las autonomías no va con ellos, que pasan de que el vecino de enfrente se gaste su pasta en ferias y romerías, y que cada vez que cadena genética se duplica, suena el himno regional y que por ello son distintos del resto del género humano, y merecen ser dueños de la tierra prometida de turno. Las principales características que definen el nacionalismo de las autonomías españolas (perdón, palabra tabú, sustituir por el nacionalismo de aquellas regiones que en la península ibérica quieren liberarse del yugo aplastante del estado-nación opresor) es que siempre han tendido al INVENCIONISMO HISTORICISTA, (toma palabra me acabo de inventar), al LLORONISMO VICTIMISTA y al WITIZIANISMO (toma, eso suena a taco eh?) más exagerado. (Witiza: Nom. Propio; Conde Visigodo que al no ser elegido rey de Hispania, decide aliarse con los musulmanes, y comunicarle los puntos débiles del reino visigótico para que estos pudiesen conquistarlo sin grandes esfuerzos; Frases celebres: O aquí f*****mos todos, o la p**a al río Guadalete). Comenzamos. Sigue leyendo

Nada eterno: ni gobierno que perdure, ni mal que cien años dure.

Prop derecha

Muy buenas tardes a todos, coleguitas, y bienvenidos de nuevo a la página tonta de la semana. Esa donde con falsa modestia y divertidos símiles voy soltando, día tras día, todo aquello que me viene en gana… Llegamos a Junio, hace calor, el asfalto madrileño se derrite y yo me cabreo (para aquellos que no lo sepan, sería feliz viviendo en una base antártica), así que voy a subir más la temperatura, y por petición de la señora R. hoy, voy a hablar de política.

Como los más sagaces ya sospechareis a estas alturas, este es un blog de historia. Ni me gusta en exceso la política, ni creo que sea un tema didáctico ni amigable, pero como bien dice mi señora (si tenéis una buena mujer, amigos, tenéis el mejor consejero a mano) y a la luz de estas últimas elecciones, en las que parecía que le mundo se iba a terminar y el Armageddon iba a descender sobre la tierra, vale la pena explicar que en España, la cosa lleva siendo más o menos igual desde el principio de los tiempos, y que, como en todo, no hay nada nuevo. Prometo no ser objetivo. Que nadie os venda la moto de la objetividad, nadie es objetivo. La objetividad no existe en tanto en cuanto cualquier persona, al relatar un hecho, está consciente o inconscientemente, dando una opinión al respecto. Intentaré, eso si, ser imparcial, (y repartir sagradas obleas consagradas por un sacerdote por igual) en esta serie de posts en los que, poco a poco, os contaré como la derecha, la izquierda, los nacionalistas, y los liberales en España, llevan siendo lo mismo desde que el mundo es mundo, y que nada en su forma de actuar ha cambiado. Empezamos hoy con LA COBARDÍA HISTÓRICA y LA DEIFICACIÓN de la derecha.

Si los líderes y figuras representativas del movimiento Conservador-aristócrata-derechista español se han distinguido por algo en este país, ha sido por su cobardía. Dos de Mayo de 1808. Madrid. Los franceses, con la excusa de pasar de camino a Portugal (Oui. Oui, mon amie, no pasa nada, vamos a robarrles los manteles a los Porrtugueses, jamais ocuparriamos votre jolie país) han establecido guarniciones en las principales ciudades de España, y con la aquiescencia primero del rey y su valido, y después, de la junta de gobierno, han ocupado de facto España. Las ciudades y caminos son suyos, gobiernan en las principales plazas del país, y culminan su fechoría (cualquier acción cotidiana, cuando se lleva a cabo por un Francés se puede clasificar automáticamente de fechoría) secuestrando a la familia real, y llevándosela a Bayona de vacaciones forzadas. 

Las clases conservadoras españolas, comenzando por la nobleza, la burguesía urbana y los militares, permanecen atónitos, pero inmóviles mientras un Corso-gabacho con ambiciones desmedidas nos roba el país. La mañana del día en cuestión, los franceses se disponen a sacar de palacio al último representante de la familia real que queda en Madrid, el Infante Francisco de Paula (para más señas, el niño con cara de cabrón que pinta Goya cogido de la mano de la reina, y vestido como un travesti de Chueca en “La familia de Carlos IV). El pueblo de Madrid, que lleva un par de meses hasta los huevos (De Lucio, claro) de que los gabachos campen a sus anchas, se beban su vino, y les digan pequeñas frases romántico-cursis a sus parientas, deciden que ya está bien, y en una oleada de furia popular sin precedentes en Europa, se echan a la calle, con la muy noble y meditada determinación de hacer cecina de todo paisano con casaca azul que se les cruce por el camino. Los herreros, albañiles, taberneros, boticarios, y hasta las sirvientas y costureras de la villa, se echan a la calle armados como pueden, y el pueblo en armas, se dedica a durante la mañana entera al noble arte del ajusticiamiento de gabachos.
Como siempre, los historiadores difieren. Para algunos, era una insurrección abocada al fracaso desde el principio. Para otros, si el pueblo hubiese contado con el apoyo de todo el ejército español de guarnición en Madrid, la insurrección habría tenido éxito, y podrían haber vencido, pero, asustados, y sintiendo mayor desprecio por “la chusma” rebelde, que por los franceses, la clase aristócrata capitaneada por la junta de gobierno, los nobles y los militares, decide no actuar. A pesar de los desesperados gritos de ayuda de Daoiz y Velarde, los dos únicos militares (que junto a Jacinto Ruiz, un puñado de voluntarios del Estado, el parque de Monteleón y 3 guardias Valonas) se deciden a luchar junto al pueblo, los militares no hacen nada, y permiten que una gran oportunidad para unir a todas las clases sociales en una lucha común, para hermanar la nación, pase a la historia como una gran traición. Como una oportunidad perdida en la que, por su cobardía, por su desprecio a las clases populares, y por el miedo a perder sus privilegios y status, la clase conservadora española, abandonó al pueblo a su suerte, pensándose superior a ellos.

Noviembre de 1933. La Confederación Nacional de derechas autónomas, (La CEDA para los colegas, osea, el equivalente del PP), gana las elecciones al gobierno de la república. Al ser el partido más votado junto al partido radical de Lerroux, le corresponde formar gobierno y dirigir el país. Sin embargo, su líder, José María Gil Robles, (moderado y demócrata ), presionado por las izquierdas radicales decide no convertirse en presidente del gobierno. En un ejemplo sin precedentes en la democracia de ningún país del mundo, el líder electo por la mayoría de los participantes en las elecciones, se hace caquita y pasa de gobernar tras ser amenazado por la oposición (que no es que fuese demasiado demócrata en ese momento, pero no os preocupéis, ya tendrá su post, la izquierda). Durante un año, el país, con un gobierno electo, es dirigido por una extraña coalición de centro derecha en la cual nadie quería significarse en exceso, ni asomar la cabeza demasiado por encima de la verja (por eso de la guillotina y tal). Una vez más, no se sabe que habría pasado si el gobierno de derechas hubiese gobernado (como se lo encomendó el pueblo), pero la cobardía, y la falta de valor generó un vacío de poder total, en el cual, fuerzas radicales de derechas y de izquierdas, hayan el caldo de cultivo perfecto para llevarnos, tres años después, a la guerra civil española. (para más información acerca de dicho evento, se recomienda revisar la filmografía española, exceptuando Los Bingueros, Devuelveme a mi chica (gran obra de ese actor incomprendido, el gran David Summers,) y ciertos fragmentos de Torrente 8, el resto va de lo mismo).

16 de Marzo de 2003 (Carajo, como ha llovido). Islas Azores, un bigotudo y risueño Jose María Aznar posa junto a George W Bush y Tony Blair (el pobre Durao Barroso está ahí como el típico colega pesado al que no puedes echar de la fiesta, por que la fiesta es en su casa). La foto, ha pasado a la historia como el inicio de un nuevo orden mundial que había tenido su prologo en el atentado de las torres gemelas. En dicha cumbre, y porque él lo vale, Mr President Ansar decide que España tiene que tomar parte en la gran coalición-libertadora-democratizante-que-traerá-paz-y-Mcdonalds-al-mundo-entero. Como pretendo seguir siendo imparcial, (y además ya he soltado muchos exabruptos) no daré mi opinión al respecto, pero, lo que es evidente, es que en ese momento de ascensión a los cielos en sublime gloria, a la derecha española se la pela lo que el pueblo, (SU pueblo) opine. Se la trae floja si la inmensa mayoría de la población está en contra o a favor de su decisión, y no solo eso, trata de ignorantes a todos aquellos que no piensen como él, no intenta ni por un momento explicar los motivos o argumentos por los que se llevan a cabo sus actos. Imbuida del mítico poder de Greyskull, la derecha española vuelve a decidir que el pueblo es ignorante, y bárbaro, y que, solo ellos, guardianes del conocimiento absoluto, son capaces de decidir lo que más les conviene. Al final, son incapaces de transmitir sus logros y hacer ver a la gente los avances que han logrado durante sus gobiernos y piensan que el descenso del paro y los datos macroeconómicos, son suficientes para que la gente les vote, aunque se les tome por subnormales.

Bueno, colegas, pues hasta aquí con la derecha. Como veréis, no voy a entrar en cuestiones como la corrupción, el coleguismo, el tráfico de influencias, la falta de preparación, o la obsesión por vivir DE la política (no PARA) que existe en este país, ya que, desgraciadamente, son cuestiones transversales que afectan a todos los partidos por igual, y que, en último caso, nos describe como españoles desde tiempos inmemoriales. Así que, ya sabéis, amiguitos, la próxima vez que votéis a las derechas en España, que no os extrañe que decidan invadir un país aleatoriamente de la mano del bisnieto de algún Bush (esa saga…), o que por el miedo a la presión o al que dirán, se dediquen a traicionar las ideologías de sus votantes, y suban los impuestos en vez de bajarlos, o aumenten el gasto público etc etc etc… Y si lo hacéis, no digáis que no estabais avisados cuando pase. Ya sabéis. Esto, está históricamente demostrado.

It matters not how strait the gate,/ How charged with punishments the scroll./ I am the master of my fate: I am the captain of my soul.

Oedipus-and-the-Sphinx-by-Francois-Xavier-Fabre

(La esfinge ya se huele que este Edipo no es trigo limpio)

Muy buenas tardes a todos, colegas, y muy bien venidos a esta nueva edición de el día de la marmota. Ya sabéis, es lunes, el Barça gana la liga y Larks vuelve a vosotros con otra nueva entrada acerca de cualquier tontería que haya escrito el Domingo.

No hace mucho; menos de un año, ya que fue mi regalo de cumple, que visité el festival clásico de teatro de Mérida. Es ahora en verano, y si tenéis la oportunidad, pasaos por ahí este año y os va a encantar, y de paso, veis el museo arqueológico, que también está guay. El caso es que vi Edipo Rey de Sófocles, y de eso va mi entrada de hoy, muchachos, de Edipo, o como los seres humanos, acabamos siendo víctima de aquello que intentamos evitar, precisamente por tratar de evitarlo… El destino, y esas excusas que decían los griegos. Sigue leyendo

For it’s Tommy this, an’ Tommy that, an’ “Chuck him out, the brute!”/ But it’s “Saviour of ‘is country” when the guns begin to shoot;

Défense_de_Rorke's_Drift

Muy buenas tardes, y feliz lunes a todos. Bien el finde, no?. Bueno, pues como os iba contando hace una semana (igual fueron dos?, dos máximo no?, que no lo recuerdo) La historia es esa cosa tan bonita que siempre está ahí, como una madre coñazo recordándonos “Ves, te lo dije, ponte una Rebequita que hace frío y luego vienes con catarro a casa, y los Austrohungaros aprovechan y ocupan Praga etc… etc… ) Y a la que casi siempre acabas odiando en secreto porque sabes que tiene razón. Y, no nos engañemos, lo que más nos jode de cagarla en algo, no es meter la pata en sí, sino tener que aguantar la cara de prepotencia de esos listillos que desde la barrera lanzan esa miradita de “no si ya sabía yo que esto iba a pasar…” Ascazo…

Pero a veces, la historia también está ahí para darnos un abrazo y decirnos, recordad que no estáis solos, recordad que, os pase lo que os pase, a mi me paso también, recordad que estéis donde estéis e independientemente de lo mal que lo estéis pasando, ahí también estuve yo, personificada en todas y cada una de esas mujeres y hombres que a lo largo de los siglos han poblado este planeta de mierda. No sé si esto volverá a ser una costumbre, una ocasión única o una especie de vuelta cutre a los escenarios como la de Hombres G, Pero hoy vuelvo a alzar mi pluma (Metafórica) y me lanzo de nuevo a la carga, primero, porque esta entrada se la debo a la foto de portada de mi blog. Segundo, porque se la debo al bueno de Juan Manuel Rivera, para que siga resistiendo como un hombre y no baje los brazos nunca, tercero, porque si aún queda alguien ahí fuera que reciba esta señal del espacio exterior, que sepa que no he claudicado (que clase de ejemplo sería este blog sino?,) y cuarto porque te lo debo a ti que, día tras día, mes tras mes, año tras año, me has recordado que esto existe, que está ahí, y que no debe ser abandonado. Gracias, por todo. Y ahora, amigas y amigos. Abróchense los cinturones. Rorke’s Drift.

Imaginaos. Este de Sudáfrica, siglo XIX. Afrikaaners y británicos llevan un par de décadas intentado dominar el extremo sur del continente, y pequeños asentamientos agrícolas y mineros surgen por toda la región. Los nativos, las temibles tribus Zulúes, observan con creciente preocupación, como cada día, más colonos europeos se desplazan hacia el interior de sus territorios ancestrales reclamando y ocupando tierras que hasta entonces les pertenecen. Pequeños choques y razzias se suceden entre los nativos y los granjeros que terminan por lo general con granjas incendiadas y ganado robado. La crecientes tensión (y el ansia de colonizar británico, hacen que la situación termine siendo más insostenible que una declaración de inocencia de Ortega Cano, y el gobierno británico envía un ultimátum a las tribus Zulúes (royo, hola, vengo a vuestra casa y os la robo, a cambio, os podéis convertir en fieles súbditos de su RH Victoria Regina GD, o … o básicamente nada más). A pesar de los intachables modos formales y de su exquisita redacción, la misiva fue ignorada por Cetshwayo (el rey local, que, seguramente, por desconocer por completo el idioma fue incapaz de captar los sutiles giros idiomáticos y los valientes oximorones de la retorica imperial) y tras vencer el plazo del ultimátum, una columna inglesa se adentra en lo desconocido, muy puntual ella. Sigue leyendo

When you stand alone/ what do you fear but you?

Etiquetas

, , , , , , , , ,

Imagen

Buenas noches, colegitas, y feliz lunes. Hoy escribo a toda velocidad, así que preparaos para una gran cantidad de desbarres, tontunas y faltas de ortografía varias, pero tengo la imperiosa necesidad de que pase la semana, por lo menos hasta el jueves, y de que llegue el puente, y de pirarme de vacaciones… Cosas de la vida. Además como el lunes ha sido un infierno (consecuencias de grandes findes, supongo. Cuanto mejor es el fin de semana, mas ascoputo da el lunes, ¿no?) pues cuanto antes liquide mejor. Así que, ya sabéis como va esto. Sentaos en vuestro sofá preferido (o en una cama de faquir, o al sol en una tumbona de terraza… ahí cada uno con sus gustos) plantaos un batín y una copa de brandy (por eso de ir de sofisticados) y preparaos para que os suelte el royo histórico-legendario de turno. Hoy, con Lancelot du Lac, y el ciclo Artúrico. Sigue leyendo

All in the valley of Death/ rode the six hundred/ ‘Forward, the Light Brigade!

Etiquetas

, , , , , , , , , ,

Imagen

Muy buenas noches a todos, amiguitos, y feliz lunes. Un poco raro, y a mitad de semana, pero lunes al fin y al cabo. Yo solo publico los lunes. Amigos. El asqueroso calor ha vuelto. Vuelvo a reptar como un gusano por las calles de Madrid; se que estáis todos muy contentitos, royo “Oh que alegría, por fin es primavera,” “oh que guay, me puedo poner mi traje super-chuli-de-la-muerte, y puedo tomarme cañas en las terrazas”. Ya os acordareis de mi, ya, a golpe de 13 de Agosto con 43º grados. Con lo bien que se está en invierno, chaqueta de lana y calcetos incluidos y con una manta mas hayá (esta te la dedico porque quiero) del mundo exterior. En fin. Divago. Vamos al lío, que hoy es un auténtico flipe. La carga de la brigada ligera.

Esta es de las grandes, coleguitas. Imaginaos. Crimea, en la punta del mar negro, entre Ucrania y Turquía. A tomar por culo, donde cristo perdió la vergüenza, en las putas kimbambas, vamos. El caso. Se monta un cirio de narices entre rusos y turcos, la guerra de Crimea, y los ingleses y franceses que en aquellos momentos (1850´s) se creían lo mas de lo mas van para ahí con mucho “alonsanfans de la patri” y mucho “Britannia rul de güeivs”  a ajustarle las cuentas al oso zarista y de paso evitar que el Imperio Otomano (venga, os sabéis la rima) se hunda por completo. Es desde el principio una guerra surrealista. Los occidentales están mas perdidos que Paquirrín en un confesionario, y el escenario termina por estancarse. La guerra no avanza. Sigue leyendo

When you wanna realise it was just that the time was wrong juliet ?

Etiquetas

, , , , , , ,

Imagen

Amigas, amigos, objetos inanimados, cables de fibra a través de los que me muevo, y llego a vosotros, buenas noches a todos, y feliz lunes. Puede que se miércoles, pero hay días que son largos como lunes, y hay días que parecen sábados. Es raro supongo, pero como todo, debe estar en la cabeza de cada uno. A lo que voy. Buen día para vosotros que me leéis, sea el día que sea, y que os encuentre felices y contentos y llenos de esperanza. Hoy mas que una historia os voy a leer una página del “Hola”, pero en Florencia, y hace 500 años.

Simonetta Vespucci, tíos. Imaginaos a la chica mas guapa del cole, sumadle el máximo pivón de clase de la facultad, y la presentadora mas cañón (joder, cañon.. vaya arcaísmo, Curro) del telecupón, y apenas llegaréis a haceos a la idea. Rubia, con el pelo rizado en mil sortijas que cuelgan, ojos azules como el Mediterráneo en levante y una sonrisa clara que dejaría seco hasta al hijo malvado de Kim Jong Il. Esta maravilla se casa a los 16 años con Marco Vespucci, de quien obtiene el apellido, y se muda a vivir de su Génova natal a Florencia.

En aquellos tiempos, Florencia es como Nueva York hoy. El centro del mundo. El lugar exacto en el que vivir para todo aquel que ame la libertad, las artes, las ciencias, o el dolce far niente, rodeado de cosas bonitas y nuevas. Los Medici gobiernan la ciudad, y en un ambiente de libertad desconocido hasta entonces en toda Europa, esta prospera y aglutina a algunos de los mayores genios que la historia de la humanidad ha conocido; y con la llegada de la bella Simonetta llega la revolución. Todo el mundo la adora. Es simpática, abierta, y sobre todo, de una belleza casi letal. Sandro Botticeli y Giuliano Medici caen enamorados de ella al instante. El primero, un joven y genial artista que comienza ya a crear sus primeras grandes obras de arte. Un tipo trabajador, leal y por lo general, buena persona. Un pringado, vamos. El segundo, el rico descendiente de la familia gobernante, y hermano del actual líder de la ciudad. Un tipo alegre e insistente, que acababa consiguiendo siempre lo que quería, aunque, se aburriese pronto de aquello que lograba, y de manera un tanto egoísta y caprichosa, jugase con ello, como si fuese un juguete. El típico colega guay que se las lleva de calle. Como podéis imaginar, el cirio tarda poco en armarse. Sigue leyendo